¿Quieres reducir grasas rápido y sin cirugías?

El Dr. Santiago Reig, Director Médico y Gerente General de Clínica Symmetria y su equipo tienen la solución si vives en Santiago Oriente.

En esta ocasión, nos enfocaremos en dos procedimientos para reducir grasas rápido sin necesidad de cirugía.

Tal vez piensas que has intentado de todo para deshacerte de esos rollitos de grasa acumulada que te han molestado siempre y que se han incrementado con el paso de los años y después de tener hijos. Consideras que la única solución sería someterte a una cirugía estética, pero temes al quirófano y los efectos adversos de una intervención de esa magnitud. Además, no deseas invertir toda tu plata en un procedimiento costoso.

Los métodos de los que te hablaremos a continuación son intervenciones mínimamente o nada invasivas, que te permiten volver a tus actividades de forma inmediata y a un precio más accesible que una cirugía estética.

Carboxiterapia

Con la carboxiterapia, además de ayudarte a eliminar esos molestos depósitos de grasa, notarás una importante mejora en la textura de la piel, eliminando celulitis, estrías y flacidez. Este procedimiento fue utilizado por primera vez en los años 50’s en Francia, donde un grupo de médicos aplicaron dióxido de carbono para tratar a pacientes con diversas dolencias relacionadas con una pobre circulación sanguínea, obteniendo excelentes resultados. Una circulación deficiente de la sangre es la principal responsable de la celulitis.

¿En qué consiste?

Funciona mediante la aplicación de dióxido de carbono (CO2) por vía subcutánea, lo cual mejora el intercambio gaseoso y provoca una vasodilatación inmediata en la zona afectada. El CO2 es utilizado para reacciones metabólicas como la quema de grasa. Puedes tener la tranquilidad de que este procedimiento es realizado exclusivamente por médicos capacitados.

¿Cómo será tu experiencia?

Para este procedimiento se aplican varias inyecciones con una aguja sumamente delgada, de menor diámetro que la de la insulina. Se utiliza un equipo especial que regula el flujo y la dosis del dióxido de carbono, el cual se difunde rápidamente. La aguja se introduce a poca profundidad y por su delgadez no sentirás dolor al momento de pinchar. Al introducir el gas experimentarás una ligera molestia y, al expandirse, una sensación de calor, pero es momentáneo. Observarás un enrojecimiento en la zona y una leve hinchazón que durará unos cuantos minutos. Es posible que una marca en la zona de punción o pequeños hematomas permanezcan en tu piel por unos cuantos días. Para mejorar los resultados de la carboxiterapia tu sesión se complementará con masaje subdérmico o presoterapia para que el gas se distribuya de manera uniforme. El proceso dura entre 15 y 30 minutos. Tus citas serán programadas dos o tres veces por semana y tu doctor determinará el número de sesiones según tus necesidades y objetivos. Aproximadamente, puedes esperar entre 7 y 15 sesiones. Es una intervención sencilla que te permitirá volver a tus actividades de inmediato, pero deberás cuidarte de los rayos solares de forma directa, evitar nadar o el baño en tina durante las próximas 24 a 48 horas.

¿Qué resultados obtendrás?

Este procedimiento es completamente seguro para tu organismo y no tiene efectos secundarios. En pocas sesiones observarás una reducción en las zonas de grasa acumulada y una notable mejora en el aspecto de la piel, reduciendo flacidez, estrías, celulitis y la sensación de pesadez que la acompaña.

Criolipólisis

La criolipólisis, también conocida como Coolsculpting, es un método seguro, efectivo y uno de los más populares alrededor del mundo para reducir grasas rápido de forma no quirúrgica. Está aprobado por la FDA, agencia en Estados Unidos responsable de la regulación de medicamentos, cosméticos, aparatos médicos, etc. Elimina las células grasas en una sola sesión de manera permanente y sin efectos secundarios. Es perfecto para ti que deseas esculpir tu figura o acabar con grasa localizada en abdomen, cintura o espalda.

¿En qué consiste?

La criolipólisis (crio = frío, lipólisis = movilización de la grasa) utiliza bajas temperaturas para descomponer las células de grasa, las cuales, a diferencia de otras células del cuerpo, son especialmente susceptibles a las bajas temperaturas.

¿Cómo será tu experiencia?

En una primera entrevista con tu médico le expondrás tus objetivos, los rollitos conflictivos que deseas reducir y estilizar para que determine el tipo y la forma del aplicador que deberá utilizar. De igual manera, debido a que la temperatura corporal varía de una persona a otra, se debe elegir el nivel de frío y la duración del tratamiento de forma personalizada, pero generalmente son temperaturas entre los 5 y -10 grados centígrados. Este procedimiento no requiere anestesia porque no es doloroso en absoluto. Se te colocará una membrana de gel anticongelante y una crema especial en la zona a tratar para proteger tu piel de la temperatura extrema, sobre esta se posiciona el aparato, el cual iniciará un proceso de succión del rollito que deseas reducir. Es posible que sientas una leve molestia por el vacío que se formará entre tu piel y el aplicador, pero esta desaparecerá en cuanto inicie el proceso de enfriamiento del tejido y tu piel se adormezca. El procedimiento dura entre una y dos horas, ni siquiera es necesario que te recuestes, puedes permanecer sentada mientras te relajas y lees un libro, revisas tus redes sociales, ves una película o duermes una siesta. Posteriormente se te dará un breve masaje en el área tratada para mejorar los resultados.

¿Qué resultados obtendrás?

La recuperación es inmediata, aunque es posible que te sientas un poco adolorida las próximas horas, como si hubieras realizado ejercicio. Las células de grasa que se atacan durante la criolipólisis se eliminan en los siguientes 4 a 6 meses a través del metabolismo, pero empezarás a ver resultados en tu cuerpo a partir del segundo mes. La tasa de satisfacción para reducir medidas y esculpir la figura es muy alta y los efectos secundarios son de tan solo 1%, siendo más común que se presenten en hombres que en mujeres. Conclusión Tú sabes la importancia de lucir bien, no solo por la imagen que proyectas a los demás, sino de manera personal, para sentirte satisfecha, segura y feliz. Hay muchos motivos para no desear un procedimiento quirúrgico, tal vez no deseas gastar todo tu capital en una intervención demasiado costosa, tu trabajo y compromisos te impiden una recuperación lenta o simplemente sientes temor a una intervención compleja. En cualquier caso, si tu problema principal son esos molestos depósitos de grasa, tanto la carboxiterapia como la criolipólisis son opciones que debes considerar por ser seguras, rápidas y efectivas