¿Por qué debes hacerte una limpieza facial profunda?

Contar con una rutina diaria de limpieza y cuidado facial es fundamental para mantener en buenas condiciones la piel de tu cara. Sin embargo, para aprovechar al máximo los beneficios de los productos de uso diario y tener una apariencia más tersa y luminosa es imprescindible incorporar la limpieza facial profunda como parte de tus hábitos de cuidado personal.

Nunca es muy temprano ni muy tarde para empezar a cuidar la piel de tu cara de forma profesional. 

Por lo mismo el  Dr. Santiago Reig, Director Médico y Gerente General de Clínica Symmetria y su equipo experto en tratamiento faciales te explican todo lo que necesitas saber sobre este hábito.

¿Qué es una limpieza facial profunda?

Una limpieza facial profunda consiste en una sucesión de cuidados faciales realizada por profesionales mediante la utilización de aparatos y productos dermatológicos especiales.

A diferencia de una limpieza casera, se utilizan técnicas y aparatología especialmente diseñados para eliminar la contaminación y células muertas acumuladas de forma más profunda pero sin causar dolor ni dañar la piel. 

Además de lo anterior, la piel se desinfecta, relaja, nutre e hidrata con productos más efectivos que los de uso diario gracias a su mayor concentración de principios activos. 

¿Por qué es necesario incorporar la limpieza facial profunda a la rutina básica de cuidados faciales?

La piel de la cara es una de las zonas del cuerpo más expuestas a los factores adversos del medio ambiente como la contaminación, radiación solar, temperaturas extremas, cansancio, estrés, entre muchos otros.

Los efectos negativos de estos factores suelen ser muy agresivos y acumulativos. En este sentido, hacer una limpieza facial profunda con aparatología y productos profesionales es el método más efectivo para combatirlos, ya que descongestionan la piel renovando su apariencia de forma natural y segura.

Hacerte una limpieza facial profunda hará que te sientas y te veas mejor. Sin embargo, al realizarte limpiezas faciales profundas con una frecuencia regular notarás cómo sus efectos positivos van mejorando progresivamente la calidad de tu piel.

Paso a paso de una limpieza facial profunda en Clínica Symmetria:

1. Retiro de impurezas

Antes de comenzar con la limpieza facial profunda se retira todo el maquillaje y otros residuos que puedan estar presentes de forma superficial en tu piel. 

De esta manera, se prepara el tejido para comenzar con la limpieza profunda y se evita que los residuos de maquillaje o contaminación penetren nuevamente.

2. Exfoliación

Este es el primer paso de la limpieza facial profesional propiamente tal. Mediante la aplicación de productos y aparatología especialmente diseñados para tratar cada tipo de piel, se retiran suavemente las células muertas que se encuentran en la superficie de la cara ayudando de esta forma a descongestionar los poros. 

Este paso ayuda a visibilizar una piel más tersa y luminosa gracias a que mejora la circulación y acelera el proceso natural de regeneración celular de la piel. Gracias a la exfoliación, se unifica el tono de la piel y se reducen las líneas de expresión.

3. Vaporización

El vapor aplicado de forma controlada y a una temperatura adecuada por profesionales capacitados, ayuda a limpiar profundamente la piel ya que permite que los poros se relajen y se abran. 

De esta manera, se sueltan impurezas acumuladas más profundamente y se libera el exceso de sebo depositado en los poros más congestionados. Además de lo anterior, el vapor relaja los músculos de la cara y promueve la circulación sanguínea, otorgando un aspecto naturalmente más radiante y tonificado a todo el rostro. 

4. Extracción de puntos negros

En el caso de las pieles mixtas, grasas o con tendencia a desarrollar acné es necesario aprovechar los beneficios del vapor para remover los puntos negros, blancos y espinillas que puedan existir. 

Esto se realiza mediante la utilización de aparatología especialmente creada para este propósito. Se caracteriza porque no causa dolor, heridas ni deja marcas en tu piel

De esta forma, se liberan las bacterias atrapadas en los poros mejorando considerablemente el aspecto de la piel. Para finalizar este paso, se desinfectan las zonas tratadas evitando así la aparición de nuevos puntos negros, blancos y espinillas. 

5. Aplicación de mascarillas

En esta etapa de la limpieza facial profunda, la piel ya se encuentra completamente libre del exceso de sebo y contaminantes y por lo tanto está en condiciones de absorber de mejor forma los productos que de aquí en adelante se apliquen. 

Por este motivo, en esta fase el primer paso es aplicar mascarillas faciales para nutrir profundamente la piel. El tipo de mascarilla y la duración de su aplicación dependerá de la persona y sus necesidades específicas. 

6. Aplicación de cremas hidratantes

Una vez que la piel ha recibido todos los nutrientes necesarios gracias a la mascarilla, esta se retira y se aplica una crema hidratante para refrescar la piel y prolongar su efecto el mayor tiempo posible. 

Los masajes en la zona que acompañan la aplicación de estos productos ayudan a mejorar la circulación de la piel, permitiendo que sus principios activos penetren de mejor manera en sus capas más profundas, mejorando así su elasticidad y disminuyendo las líneas de expresión. 

7. Sellado de poros

Para finalizar la limpieza facial profunda se aplican productos que contraen o sellan los poros. De esta manera, tu piel logra una apariencia tersa y queda protegida frente a los agentes dañinos y contaminantes externos.

Dependiendo de la hora del día en que se realice el tratamiento, también es recomendable aplicar bloqueador solar para mantener los efectos benéficos de la limpieza facial profunda por más tiempo. 

  • Duración aproximada: 1 hora
  • Frecuencia recomendada: 1 vez al mes o cada 6 semanas. Los profesionales a cargo de realizar la limpieza facial te recomendarán la frecuencia ideal para ti. Dependerá de tu tipo de piel, rutinas, objetivos y necesidades específicas. 

La limpieza facial profunda se recomienda para todo tipo de piel, pues es un tratamiento indoloro, no invasivo y que se puede adaptar a distintos tipos de necesidades.

Los beneficios de una limpieza facial profunda son los mismos para cualquier persona, independientemente de tu estilo de vida, edad o tipo de piel. La diferencia que puedas obtener en los resultados radica en la constancia con la que incorpores esta nueva rutina de cuidados faciales. 

Ya sea que te hagas una limpieza facial profunda al año o una cada mes, sin duda lograrás tener una piel más saludable, hidratada, con mejor circulación y libre de toxinas. Todo de forma natural y segura. La apariencia general de tu piel mejorará considerablemente no solo gracias a los beneficios de este tratamiento, sino a que el mismo te ayudará a potenciar los efectos positivos de tus productos de uso cotidiano. 

Así lograrás una piel más tersa, elástica, luminosa y con menos signos de fatiga. Nadie sabrá lo que te hiciste, pero todos notarán la diferencia.