Cómo tratar las estrías

Las estrías se pueden definir como atrofias cutáneas visibles producto del hundimiento y adelgazamiento en la primera capa de la piel (epidermis), pueden variar de tonalidad dependiendo de la fase en la que se encuentren, variando entre violáceas, blanquecinas o anacaradas.

Suelen aparecer en áreas de grandes pliegues cutáneos, tales como región periaxilar, región mamaria, alrededor del ombligo, en las caderas, zona lumbar, muslo interno, a nivel glúteo y por posterior de la rodilla.

Se producen debido a una ruptura y perdida parcial de las fibras de colágeno y elastina en las regiones afectadas, lo que en consecuencia afecta la cohesión de la piel, cediendo a las fuerzas de tensión de las fuerzas musculares que dan soporte a la piel.

Si bien no significan un problema desde el punto de vista médico; su aparición es un gran motivo de preocupación estético principalmente en mujeres, debido a que es el sexo más afectado. Aparecen aproximadamente en un 27 a 35% de los adolescentes (entre 10 a 16 años y 2,5 veces más en mujeres que en hombres).

Causas

Las causas son multifactoriales, durante la pubertad, las mujeres se ven sometidas a variados cambios hormonales que pueden dar lugar a la formación de las estrías.

Durante el embarazo si no se toman precauciones, entre un 75 a 95% de las gestantes pueden aparecer estrías, y más en primíparas.

Los cambios bruscos de peso, la presencia de celulitis, alteraciones metabólicas y ciertas actividades deportivas que producen un cambio en el diámetro textural, pueden también ser motivo de aparición de estrías.

Prevención y Tratamientos

El tratamiento preventivo de la aparición de estrías debe enfocarse en mantener y mejorar la estructura dérmica, para conseguir una capacidad elástica suficiente que otorgue resistencia a las variaciones de volumen de los tejidos.

Los productos de uso tópico suelen contar en su composición con estimulantes de la actividad fibroblástica, elementos nutritivos, hidratantes y regeneradores. Es importante que la aplicación sea con un masaje ligero y prolongado que aumente la microcirculación. Durante el embarazo, es fundamental su uso, ya que se encuentra demostrado clínicamente que en un 90% de los casos se impide su formación.

Uno de los tratamientos con que contamos hoy en día, de uso kinésico dermatofuncional, es la microelectrolisis percutánea (MEP), fue descubierta en los años 90 por los investigadores brasileños Guirro & Guirro.

Procedimiento

Inicialmente se evalúa a la paciente, la zona o zonas comprometidas, y se determinan los objetivos de tratamiento.

Desinfectamos la zona con alcohol, y comenzamos a realizar las punciones con una pequeña aguja que transmite una corriente microgalvánica a lo largo de la estría.

Luego de unos minutos de realizadas las punciones, aparece una hiperemia y edema, causadas por sustancias inflamatorias locales liberadas, quedando la estría inflamada induciendo la producción de colágeno.

Con esto conseguimos rellenar de manera natural la zona afectada, apreciándose una disminución de la depresión, cambios en la coloración y mejora de la sensibilidad, requiriendo aproximadamente 5 a 7 sesiones.